Ping Pong 2

Recuerdo la primera vez que jugué tenis de mesa… lo único que quería era pegarle a la bola con la raqueta y hacer que esta cayera del otro lado de la mesa. confieso que al principio fue muy difícil, pero poco a poco le fui tomándole gusto al deporte hasta practicarlo de forma regular.

Algunos años más adelante decidí hacer un curso de iniciación en tenis de mesa en la universidad donde me encontraba estudiando. sin embargo me pasó algo muy curioso y que yo no esperaba. Noté que personas con solo algunos meses de práctica jugaban mucho mejor que yo (me ganaban fácilmente :s).

Ahí es cuando me di cuenta que la técnica sí importaba, desde cómo sostenía la raqueta hasta cómo me paraba frente a la mesa y me desplazaba de un lado a otro.

Seguir leyendo