Ingeniandola

Productividad centrada en el Evangelio

5 razones por las que deberías tener un horario

Horario

Sí, ya lo sé. Horario es una palabra que no nos trae muy gratos recuerdos de nuestra época en la escuela. ¿Y por qué? Porque a ningún niño le gusta que le digan qué debe hacer. Prefiere seguir sus impulsos y jugar todo el tiempo.

También lo volvemos a encontrar en la universidad, e incluso, años más tarde en el trabajo. -Sé que debo estar en la oficina a las 8am y terminar de trabajar a las 6pm y si llego después de esa hora o me voy antes, sin una clara justificación, tendré problemas-.

Pero déjame decirte esto: tener un horario de actividades personales no es malo. Todo lo contrario. Es una herramienta muy valiosa que nos puede ayudar a recordar las cosas importantes que nos hemos propuesto hacer y en qué momento debemos hacerlas.

Todo tiene su tiempo

Algo que aprendemos a medida que crecemos es que no todo el tiempo puede ser diversión o juego. Esa es la diferencia entre un niño y un adulto. Existen momentos para dormir, pero también hay momentos en los que debemos esforzarnos y trabajar. Es lo natural.

Cuando tenemos un horario de actividades le damos a todas las cosas el lugar que les corresponden. Estamos asignando una cantidad de tiempo a actividades que consideramos importantes, y dejando de gastar tiempo en actividades infructuosas.

Sin un horario es muy común que usemos nuestro valioso tiempo según nos sintamos en ese momento. Preferimos hacer las cosas que nos traen satisfacción inmediata en vez de aquellas que, con constancia y sacrificio, pueden producir fruto bueno en nosotros. Sin un horario terminamos haciendo las cosas que queremos, como un niño de 5 años que sin horario y sin disciplina hace lo que le venga en gana, creyendo que eso es lo “mejor”.

Beneficios de tener un horario

Algunos de los beneficios que he encontrado al tener un horario de actividades semanal son los siguientes:

1. No pierdes tiempo pensando qué hacer. ¿Te has preguntado por qué Mark Zuckerberg viste igual todo el año? No quiere perder tiempo pensando cada mañana en cómo va a vestir. Pasa lo mismo cuando tienes muchas cosas por hacer y no sabes por dónde empezar. Al tener un horario vas directo a la acción en vez de hacer siempre una parada antes en la planeación.

2. Evitas aburrirte en casa. Para los que se quedan en casa durante las vacaciones (los gringos lo llaman: Staycation), este es un mal que se da muy a menudo. ¿La solución? Hazte un horario para cada semana y día de vacaciones y no tendrás que preocuparte por llegar a aburrirte en casa porque siempre tendrás algo que hacer.

3. No gastas tiempo haciendo cosas que no querías hacer. En un horario la prioridad la tienen las cosas importantes. Lo demás puede esperar.

4. Tienes “más tiempo que antes”. Si eres de los que ha dicho “me gustaría hacer esto y aquello, pero no tengo tiempo disponible”, un horario te ayuda a visualizar el tiempo que tienes y a usarlo sabiamente.

5. Es más fácil empezar cuando sabes qué debes hacer de antemano. Saber cuándo debo sentarme a escribir un nuevo post me ayuda a pensar con anticipación sobre qué tema escribir, de manera que cuando me siento a escribir ya tengo varias ideas en mi mente y no tengo que arrancar desde cero. El inicio se vuelve más sencillo.

Finalmente déjame recomendarte tener tu horario en un lugar a la vista. A mi me ha servido mucho tenerlo en la pared de mi estudio porque así cada vez que entro, lo veo y sé qué debo hacer en las próximas horas.

1 Comentario

  1. Excelente artículo. Considero que todo lo que tiene un horario te ayuda a organizar y manejar mejor el tiempo libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*