7 Beneficios de levantarse temprano

De niño nunca entendí por qué había que levantarse temprano para ir a la escuela. ¿No podíamos simplemente empezar las clases a las nueve de la mañana?

Con el tiempo fui entendiendo que levantarse temprano o madrugar, como otros le llaman, no es algo que hacemos porque “toca” o porque sí, sino que hay una razón de peso para hacerlo y es que el día se aprovecha más cuando lo iniciamos temprano, de otro modo terminamos desperdiciando tiempo soñando de más.

Y aunque esto no es algo que nos agrade mucho, existen muchos beneficios de hacerlo y aquí quiero compartirte algunos que según mi experiencia he encontrado.

Pero antes…

Definiendo “levantarse temprano”

Podrías estar diciendo ahora que este post no es para ti porque ya eres una de las personas que se levanta temprano todos los días para ir a trabajar, pero antes que te vayas, déjame decirte que cuando hablo de levantarse temprano en realidad me estoy refiriendo a la idea de levantarse unos minutos antes de iniciar con las actividades normales del día a día como desayunar, ducharse, ir a trabajar o estudiar.

Para explicarlo de una forma más simple:

Levantarse temprano = levantarse antes que comience el ajetreo diario.

Ahora sí, los beneficios

Antes de escribir un post de cómo levantarse temprano quiero primero explicar por qué es importante y bueno que lo hagas, así que escogí 7 beneficios:

1. Menos interrupciones, más calma

Calma no significa necesariamente menos distracciones, pero sí menos interrupciones. Interrupciones de los hijos, de llamadas, de correos entre muchas otras. Piensa en esto: A las 5:00am nadie te va a interrumpir con un WhatsApp o con una llamada del trabajo. Menos interrupciones significan más concentración y enfoque en lo que estás haciendo.

2. Mejoras tu productividad

La productividad no es hacer muchas cosas, es hacer las cosas que Dios quiere que hagamos. Y para eso necesitamos tiempo y este precisamente lo ganamos levantándonos temprano.

3. Puedes ejercitarte

Si queremos servir mejor a otros es importante tener una buena salud física. La excusa normal de las personas para no ejercitarse es “llego cansado del trabajo” o “no tengo tiempo”. ¿Qué tal ejercitarnos antes de ir al trabajo o a la universidad?

4. Añades horas a tu día

Si normalmente eres de los que dice “no me queda tiempo” entonces ya no podrás usar más esta excusa porque llegas a agregar horas a tus días y hacer esas actividades para las cuales no tenías tiempo.

5. Planificas tu día

¿Eres de los que todo el día se la pasa corriendo de un lado para el otro? Bueno, ahora podrás usar este tiempo de quietud para organizar todo tu día, así planificas mejor cómo vas a usar tu tiempo a lo largo del día.

6. Reduces el estrés

A nadie le gusta la congestión vehicular así que puedes evitarla y llegar más temprano a tu trabajo o a donde necesites sin necesidad de estar corriendo preocupado y estresado porque vas tarde.

7. Tiempo con Dios

Para mí este es el más importante de los beneficios.

Así como David lo dice en el Salmo 63: “Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré” no refiriéndose a que literalmente debemos buscar a Dios de madrugada sino que debemos buscarle con afán y diligencia.

Si dejamos para el final del día nuestro tiempo con Dios probablemente el cansancio, sueño o compromisos de última hora nos impedirán tener este tiempo.

Un mejor comienzo

Puede que en estos momentos tu rutina diaria ya incluya levantarte temprano por motivos de trabajo o estudio pero considera levantarte unos minutos antes de empezar con el ajetreo del día a día. Le darás a tu día un mejor comienzo libre de estrés y lleno de quietud, ejercicio, productividad y lo más importante, comunión con Dios.

Espera mi próximo post en donde te contaré cómo logré levantarme temprano con éxito (¡al fin!) .

***

Si quieres conocer más sobre este blog de productividad personal enseñada desde un enfoque bíblico y quiénes escriben aquí, te invitamos a pasarte por esta página.