Ingeniandola

Productividad centrada en el Evangelio

Categoría: Negocios

Pequeñas Acciones Generan Grandes Cambios

Cima

Una de las resoluciones que adopté para este nuevo año 2016 fue la de leer 12 libros en 12 meses. Para alguien amante de la lectura esto parecerá poca cosa (en promedio una persona que le guste la lectura puede estar leyendo entre 8 – 12 libros por mes) pero para mí, que hasta hace poco descubrí el maravilloso mundo de la lectura, no es algo fácil porque pasar de leer difícilmente un libro al año a leer 12 en ese mismo tiempo  parece una tarea imposible de alcanzar.

Seguir leyendo

Lo Que Plants Vs Zombies Me Enseñó

Plants Vs Zombies

Existe un videojuego muy popular el cual disfruto mucho jugar desde hace ya algún tiempo. Es del estilo “Tower Defense” y básicamente debes evitar que los zombies lleguen a tu casa armando una estrategia de defensa a partir de una amplia selección de plantas con características y habilidades muy diferentes entre sí. … Creo que con esa descripción ya sabrás que estoy hablando de Plantas vs Zombies (PvZ).

Seguir leyendo

El Que Mucho Abarca, Poco Aprieta

 

Business

Últimamente ha habido muchos cambios en el lugar donde trabajo. La compañía fue adquirida hace poco por una multinacional y uno de esos cambios fue la entrada de un nuevo CEO para llevar las riendas del negocio. Como buen líder, una de las primeras cosas que hizo fue empaparse del negocio y conocer de primera mano qué creíamos, nosotros los empleados, que estaba funcionando bien y que no.

Seguir leyendo

¿Problema? o Más bien ¿Oportunidad de Mejora?

5LXBN8H2CQ

Cuando estaba en mis días de estudiante de Ingeniería Industrial (no fue hace mucho, aun estoy en mis 20’s XD), tenía un profesor que le molestaba en exceso escuchar la palabra “problema” cuando uno se refería a alguna situación negativa dentro de una empresa. Inmediatamente corregía al estudiante diciendo que la palabra “problema” no la debería usar, sino más bien “Oportunidad de mejora”.

Seguir leyendo

La Técnica Sí Importa

Ping Pong 2

Recuerdo la primera vez que jugué tenis de mesa… lo único que quería era pegarle a la bola con la raqueta y hacer que esta cayera del otro lado de la mesa. confieso que al principio fue muy difícil, pero poco a poco le fui tomándole gusto al deporte hasta practicarlo de forma regular.

Algunos años más adelante decidí hacer un curso de iniciación en tenis de mesa en la universidad donde me encontraba estudiando. sin embargo me pasó algo muy curioso y que yo no esperaba. Noté que personas con solo algunos meses de práctica jugaban mucho mejor que yo (me ganaban fácilmente :s).

Ahí es cuando me di cuenta que la técnica sí importaba, desde cómo sostenía la raqueta hasta cómo me paraba frente a la mesa y me desplazaba de un lado a otro.

Seguir leyendo