la practica hace al maestro

Esta es una frase muy famosa que seguramente has escuchado más de una vez; quizás de un profesor, de tu amigo experto en algo o incluso de tus padres. Es muy conocida porque habla del entrenamiento que se necesita para llegar a ser un maestro en algo, es decir, alguien experto en lo que hace.

Pero practicar cuesta, no es fácil, requiere de disciplina y compromiso para dedicar horas al entrenamiento y repetición constante de algo.

No hay atajos

¿Sabías que una persona requiere en promedio de 10.000 horas para llegar a ser considerada experta en algo?

No hay un camino corto para llegar más rápido. Todo el que de verdad quiere ser bueno en algo debe pasar por un largo camino de dedicación y constancia para alcanzar su meta.

¿Recuerdas cuando empezaste a manejar auto? ¿O cuando comenzaste a tocar la guitarra? Yo lo recuerdo claramente. Deseaba poder manejar con audacia e interpretar canciones sin equivocarme, pero esto no ocurrió de la noche a la mañana. Me demandó horas y horas de práctica, repetición y dedicación para poder lograrlo.

La frustración de no hacerlo bien

Cuando comenzamos a practicar algo nuevo es usual caer en el error de comparar nuestros resultados con otras personas que consideramos expertas. Si haces esto te garantizo que vas a terminar pensando que no “naciste” para eso.

Por eso, al comienzo trata de evitar compararte con otros porque lo más probable es que al principio nada te salga bien. Pero no te preocupes, eso es normal. De hecho, si lo piensas bien, el primer retrato de Da Vinci no fue la Mona Lisa. Tuvo que recorrer un largo camino para pintar semejante obra maestra.

Cuando comencé a escribir en este blog me quedaba horas mirando la pantalla sin saber cómo empezar a redactar un post (todavía me pasa, pero ya no es tan seguido). Quería dejarlo ya que me costaba mucho trabajo escribir, probablemente porque no tenía el hábito o simplemente no sabía cómo hacerlo.

A medida que iba escribiendo podía notar una leve mejoría en mi redacción.

Hoy en día puedo decir que, aunque aún me falta mucho camino para llegar a ser realmente bueno, ya no me cuesta tanto como al comienzo, y eso es un gran avance.

Mi consejo para ti

No pares, continúa aprendiendo, continúa practicando, continúa levantándote.

Si quieres aprender algo nuevo o estás en ese proceso, solo debes seguir practicando y pronto verás los resultados.

Siempre recuerda estas dos frases muy conocidas:

“El maestro ha fallado más veces de las que el alumno lo ha intentado.

“Roma no se hizo en un día.”