Ingeniandola

Productividad centrada en el Evangelio

El estrés y la productividad personal

Productividad Personal

Una de las palabras que con mayor frecuencia escuchaba en mi lugar de trabajo (sobre todo si había mucho trabajo, lo cual era casi siempre) era estrés. Por alguna razón el tener mucho trabajo por hacer o muchas tareas pendientes se traducen en esta sensación de tensión en ambientes laborales.

Sin embargo, fuera de la oficina he notado que la vida cotidiana no está muy lejos de esto. Los quehaceres diarios en el hogar, pagar facturas, asistir a citas médicas, planificar vacaciones familiares, ir a reuniones de padres de familia en el colegio de nuestros hijos, y un largo etcétera, son cosas que también pueden traer estrés a nuestras vidas.

Aunque sabemos que en Dios tenemos descanso, no podemos simplemente desconectarnos de la realidad en la que vivimos día a día. Tenemos compromisos y responsabilidades aquí y eso no se puede ignorar.

Todo lo anterior se agrava cuando hacemos muchas cosas pero sentimos que eso no era lo más importante que debíamos haber hecho en un principio.

 

La brújula y el reloj

Stephen Covey explica este problema en su libro “First things first” como la brecha entre la brújula y el reloj. La brújula representa lo que creemos es importante y cómo dirigimos nuestras vidas (visión, valores, principios, misión, consciencia, dirección); y el reloj representa lo que hacemos con nuestro tiempo y cómo lo administramos (compromisos, citas, horarios, metas, actividades).

Cuando nos damos cuenta que existe una brecha entre nuestra brújula y nuestro reloj entonces esto genera estrés e insatisfacción en nuestra vida, porque lo que hacemos no contribuye en nada a lo que es más importante para nosotros.

La solución

La productividad personal nace entonces como una manera de dar solución a este problema que por generaciones ha existido, cerrando la brecha entre estos dos componentes.

David Allen, otro de los gurús en esta materia, plantea que la mente es totalmente ineficiente para almacenar información, tareas y citas. Ella puede recordarnos constantemente cosas que aún no podemos hacer y por otro lado, muchas veces falla al recordarnos cosas en el momento que necesitamos hacerlas. La mente, dice Allen, no sirve para almacenar y más bien está diseñada para el trabajo creativo.

En su libro Getting things done, Allen propone usar un sistema organizado, confiable  y externo a nuestra mente que permite tener “todo bajo control”, disminuyendo el estrés de no saber si hay algo que debería hacer y que no estoy haciendo.

Por otro lado Covey propone el principio de primero lo primero. Identificar lo más importante para nuestra vida y hacerlo nuestra prioridad. Él maneja un enfoque de arriba hacia abajo, estableciendo primero principios, una misión y unos roles en nuestra vida, para que a partir de estas definiciones podamos estar tranquilos en que estamos haciendo lo que es más importante para nosotros.

Definiendo la productividad personal

Para ponerlo de otra forma, la productividad personal entonces puede ser definida como la administración efectiva de nuestros recursos para hacer lo que consideramos más importante.

Ahora bien, en este punto te podrás estar preguntando cosas como, ¿y eso qué tiene que ver con el evangelio?  ¿la productividad personal es algo bíblico? o ¿Dios nos manda a ser productivos? pero no te afanes. Espero poder responder estas cuestiones en una próxima entrega de esta serie. Así que quédate conectado para saber más sobre ella.

###

Este es el primer post de la serie “Productividad centrada en el evangelio”.  Si quieres conocer la presentación de la serie entonces haz clic aquí.

Si esta información te ha parecido útil, por favor considera compartirla en tus redes sociales:

4 Comentarios

  1. Gracias Felipe y Moises, me gustó mucho y me hizo reflexionar de algunas cosas que puedo mejorar en mi diario vivir para disminuir la brecha entre la brújula y el reloj XD.
    ¿Podrían decirme cuál sería un buen sistema para esto? ¿hacer una lista o una agenda ? ¿qué sería lo mejor? ya pensando en llevarlo a la práctica.

    • Felipe Francis

      septiembre 19, 2017 at 8:25 am

      ¡Hola Jhonatan!

      Te nos has adelantado un poco en la serie, ya que al final queremos dar algunos consejos para llevar a la práctica este tema de la productividad personal. Por lo pronto te recomiendo el libro de Matt Perman What´s Best Next que trata muy bien este asunto.

      Saludos.

  2. Estoy empezando a incursionar en esto de la Productividad personal… este blog me ha dado muy buenas ideas y me ha confirmado lo que Dios me ha venido hablando hace algunos meses: debo aprovechar bien mi tiempo. El uso ahora de una alarma para despertarme a las 4:00 am a orar, implementar un horario, llevar una agenda son cosas que he implementado gracias a ustedes. No dejen de animar al cuerpo de Cristo a reflejar la Gloria de Dios en todo lo que hagamos. Saludos desde Bogotá 🙂

    • Felipe Francis

      septiembre 16, 2017 at 12:08 pm

      Hola Geraldine,

      Si en algo hemos contribuido a llevar a cabo ese deseo que Dios ha puesto en tu corazón de aprovechar tu tiempo para su gloria ¡Alabado sea el Señor!

      Esperamos poder seguir sirviéndote y, como bien lo dices, animando al cuerpo de Cristo a reflejar la gloria de Dios en todo lo que hagamos.

      Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*